¿Por qué nos hacemos tatuajes?

Son muchas las razones que nos empujan a ponernos en las manos de un tatuador. Conmemorar una ocasión especial o demostrarle a otra persona lo mucho que la queremos, son algunas de las más utilizadas por la gente para explicar al resto del mundo el porqué.

Tatuajes antiguos

Pero… ¿sabemos realmente por qué nos hacemos tatuajes?

Pues aunque han pasado muchos siglos y se han investigado cientos de civilizaciones, todavía desconocemos el motivo o motivos que empujaron al hombre a introducir la primera vez tinta sobre su piel.

De lo que si tenemos certeza, es que ya en el Neolítico, algunos de los hombres más importantes de los diferentes clanes de homínidos, se hacían complicados dibujos geométricos en la piel.

¿Qué teorías hay entorno a los tatuajes?

Nos encantaría realizar una lista con todas y cada una de las teorías que existen, pero sería tan larga, que es bastante probable que os cansarais de leerla antes de llegar a la mitad. Por eso, tan solo vamos a citar un par de ellas como ejemplos.

La primera está relacionada con el estatus social. Se cree, que los sujetos que dibujaban tatuajes sobre su piel en la Antigüedad, lo hacían para remarcar ante sus semejantes y las tribus o clanes rivales, su posición preponderante. Es decir, para demostrar con esos pigmentos, que nadie era más fuerte, más astuto que ellos.

La segunda teoría sostiene, que este tipo de diseños, se realizaban sobre determinados personajes, para darles un reconocimiento especial por haber conseguido alcanzar alguna gran meta.

¿Desde cuándo se realizan tal y como los conocemos actualmente?

Desde hace relativamente bastante poco, ya que hasta los años 70 del pasado siglo, este tipo de dibujos estaban asociados a criminales y gente a la que la sociedad no veía con demasiados buenos ojos.

Comentarios