Desde hace varios siglos, la ciudad de París se ha convertido en el refugio de todo de artistas que buscan en la capital un lugar en el que prosperar. Un lugar, en el que también se han establecido tatuadores de varias partes del mundo, para poner al servicio de los parisinos y a todos lo