Uno de los destinos que no debe faltar en un viaje por Europa es la ciudad de Praga. Situada en los márgenes del río Moldava, la ciudad comenzó a desarrollarse a lo largo del s.IX, alcanzando su máximo apogeo durante el Barroco. Precisamente es este período artístico uno de los culpables de que Praga fuera