Tatuajes en la garganta

Quienes les habla, «el Tatuador X» (hola, en verdad me llamo Carlos, mucho gusto) y tiene la garganta, su garganta tatuada.
Sé que puede parecer muy «hardcore«, o muy de tipo duro -incluso hay chicas a las que les parece sexy- Pero… hacerse  tatuajes en la garganta es «jodido» -perdón por la expresión, pero esto es un blog de tatuajes, ustedes lo más seguro es que tengan tatuajes, así que estamos entre marginados de la sociedad, hay confianza, y es normal que hablemos así ¿verdad?- […]

tatuajes en la garganta
Lo dicho, los tatuajes en la garganta pueden parecer espectaculares (o asquerosos) -¿saben de la gente que me mira por la calle señalándome?-
Una cosa es andar por el supermercado, haciendo tu compra de la semana, y ver como el hijo de una señora, de 7 años (el hijo, no la madre) te mira con cara de asombrado. Algunos te miran con cara de «Wowwwwwwwwwwwwwww» y otros te miran con cara de «Dios mio… ¿es un monstruo? Mamá… mira a esa cosa andante». Fifty fifty.

Pero tatuarse la garganta puede traer más problemas que simples miradas y comentarios de paletos (y niños) paletos también.
Aunque a muchos de ustedes no se les ocurriría nunca hacerse un tattoo en la garganta, créanme que hay mucha gente que continuamente pregunta en el estudio de tatuajes por este tipo en concreto de zona del cuerpo.

Yo siempre les digo lo mismo: Por muy bien que quede, o se lo hayas visto a alguien en Tumblr, no te lo hagas a no ser que estés 200% seguro o segura. Tatuarse la garganta es de por vida, como cualquier otro tatuaje, sí. Pero no es lo mismo tatuarse el brazo o la espalda -que son zonas fáciles de ocultar con ropa– que hacerse un tattoo en la garganta.
¿Cómo piensas taparlo? ¿Vistiendo cada día con los jerseys cuello de tortuga de Steve Jobs?

Mira… mejor olvídate y busca otra zona en la que tatuarte. Pero la garganta no. No al menos hasta que ya lleves unos cuantos muchos tatuajes, estés asentado económicamente de por vida, o no quieras volver a conseguir un trabajo en tu vida. Se de lo que hablo. Hay que pensarlo muy bien antes de hacerse tatuajes en la garganta.

Entradas relacionadas