Tatuaje en el pie con la celebre frase “let it be” de la canción de los Beatles.