Una vez que te comienzas a tatuar, no hay vuelta atrás de muchas formas. Primero, desde el lado que tenemos que esta tinta inyectada en nuestra piel, se queda para siempre y por otro lado, está el hecho de lo adictivo que se siente la adrenalina y la experiencia en sí de hacerse un tatuaje.