Tatuarse el ojo: Una práctica extrema

Una vez que te comienzas a tatuar, no hay vuelta atrás de muchas formas. Primero, desde el lado que tenemos que esta tinta inyectada en nuestra piel, se queda para siempre y por otro lado, está el hecho de lo adictivo que se siente la adrenalina y la experiencia en sí de hacerse un tatuaje.

Algunos nos quedamos con cosas simples como son partes más convencionales del cuerpo, otros, decidimos irnos más al extremo.  Desde hace un par de años, comenzamos a ver gente apasionada a esto, que decidió romper el molde por completo para pasar a expresarse tatuándose la cara y aún más extremo todavía, tatuando la esclerótica (cornea) de los ojos.

Este, sin lugar a dudas, es uno de los tatuajes más extremos que existen, y van más allá de los tatuajes ultravioleta, o los tatuajes que cubren toda la espalda.

Cabe señalar que el tatuaje ha ganado atención de los medios en años recientes, pero en realidad es una práctica que ha existido desde hace mucho tiempo (al rededor de 2000 años). De hecho se ha usado como tratamiento médico en personas que tienen complicaciones en la vista, por ejemplo, se puede usar en gente albina para reducir el riesgo de daño ocular o cáncer de ojo; o en personas que padecen de fotofobia (hipersensibilidad a la luz).

Esta tendencia surge en el 2007 cuando el artista Luna Cobra gana fama por haber “reinventado” estos tatuajes. A la fecha Luna Cobra no ha entrenado a nadie más en cómo hacer estos tatuajes.

Como en este blog tengo publicidad, no puedo poner imágenes “muy fuertes”, por lo que si en verdad quieres ver imágenes extremas ve a Google y adelante (Nosotros te hemos avisado que el contenido es sensible).

Factores que debemos tener en cuenta

Antes de proceder a tatuarnos los ojos, debemos tener ciertos factores en cuenta. De los cuales tenemos que cuidarnos.

No hay diseños

No existe la posibilidad de hacer diseños complejos. La técnica que se usa consiste en hacer solo un orificio en la cornea y a través de el inyectar una cantidad considerable de tinto que se va difuminando. A lo más se puede hacer un poco de gradiente, pero no existe la posibilidad de hacer patrones como los que verías en pupilentes.

Es permanente

Esto no hace falta decirlo, porque la mayor parte de los tatuajes lo son, pero, a diferencia de los tatuajes que te haces en la piel, en el brazo, en la cara, pies, etc. Estos no hay manera de removerlos con láser.

Así que, asegúrate que estás bien dispuesto a hacerlo antes de que lo hagas por simple moda y te arrepientas. Hazlo si te sientes preparado, si te sientes suficientemente valiente y entregado a este hermoso arte.

Salubridad e higiene

Tenemos que tener muchísimo cuidado a la hora de elegir el negocio y la persona que nos va a tatuar el ojo, ya que es una zona muy delicada. Es preferible, que, si lo vas a hacer, lo hagas con una persona que tenga años en el negocio y sepa tratar esto antes de que, por querer ahorrar dinero, acudas a una persona que no tiene ningún tipo de experiencia ni sabe cómo es el procedimiento para hacer esto, haciendo el procedimiento sin ningún tipo de medida preventiva para mantenerte sin problemas.

Infección

Si eres una persona que cuando se tatúa, quizá muchas veces no se cuida lo suficiente sus tatuajes, o quizá, tienes muy mala suerte cuando te los haces, te recomiendo, que evites pensar en que en tu lista de tatuajes para hacerte a futuro esté este.

Los tatuajes en los ojos tienen mayor riesgo a infectarse, por cuestiones de que el ojo es una parte muy sensible que es como la barrera protectora del sistema nervioso. De llegar a contraer una infección en el ojo, las cosas pueden descontrolarse, ya que los antibióticos que te puedan llegar a mandar, no alcanzarían a atacar la infección en el ojo.

Lo barato sale caro

Para empezar tienes que saber que existen muy pocos tatuadores en el mundo que pueden hacer este tipo de tatuajes. Y aunque no hay información sobre cuánto se cobra por este tatuaje, podemos esperar que sea un precio elevado. Además, cuidar este tatuaje es mucho más sensible por lo que los costos de cuidado serán más elevados.

Muchos cometemos ese error, queremos ahorrar dinero, queremos irnos con cualquier artista del tatuaje por la emoción y la adrenalina que nos genera el pensar “me voy a tatuar” pero, ocurre que con este tipo de tatuajes que son incluso, más delicados que la mayoría, no podemos darnos ese lujo.

Queremos que todo salga bien, porque esto, literalmente, es cuestión de vida o muerte. Así, que siempre te recomendamos, independientemente del tipo de tatuaje que desees hacerte, siempre busca la mejor atención, con mejores recomendaciones y si ha hecho este procedimiento exitosamente, mejor. Recuerda, así te salga muy costoso, lo satisfactorio que será el verte al espejo después de tatuarte con tus dos ojos en perfecto estado, valdrá la pena.

Recuperación y riesgos

El ojo es una parte del cuerpo muy suceptible a irritarse. No es de sorprender que las reacciones en el ojo sean mucho más serias, incluyendo inflamación e infecciones. Es muy importante que sigas los consejos de tu tatuador y acudir con un médico de manera inmediata en caso de presentar síntomas de una infección.

Los riesgos de este tipo de tatuajes son elevados. La cicatriz, infección y la tinta misma pueden causar daño permanente a la vista, desde visión borrosa, manchas en la visió e incluso cegera permanente. Existe gente que ha perdido la vista completamente.

Últimas palabras

Sabiendo todo esto, ¿aún estás decidido de ir por ese tatuaje tan codiciado en tus ojos? Pues excelente, créeme, que si esto es algo que de verdad deseas porque crees que te hará sentir esa emoción enorme llena de felicidad y orgullo.

No olvidemos nunca eso, esta decisión debe ser tomada en un momento calmado de tu vida, donde, consideres que estás en la flor de tu madurez a la hora de tomar decisiones. Esto será importante para ti y literalmente, cambiará tu vida de una manera totalmente drástica a lo que podría hacer otro tatuaje.

Sharing is caring!