Al igual que sucede en el arte, donde existen multitud de artistas que se niegan a seguir el estilo marcado por las academias y centros de enseñanza, en el mundo de los tatuajes también se pueden encontrar a artistas que se salen fuera de lo común, por lo extravagante de sus diseños, la brillantez de sus colores, su capacidad para reeditar temas o simplemente por un estilo difícilmente imitable.

Precisamente es esto último lo que define el trabajo de nuestro protagonista de hoy, italiano Pietro Sedda

Pietro Sedda cara

Aquí una de sus obras en las que combina los finos detalles del realismo con un concepto que salta al abismo del surrealismo.

¿Quién es Pietro Sedda?

Un tatuador italiano, nacido en la isla de Cerdeña, al que su gran capacidad para el dibujo a punto estuvo de dirigir sus pasos hacia el diseño de moda. Afortunadamente, la falta de trabajo en ese sector y la necesidad de poder mantenerse, le empujó a probar suerte en el año 1999 como creador de tatuajes. Creación, que posteriormente le llevó a dar un paso más, convirtiéndose en muy pocos años en uno de los mejores y más reconocidos tatuadores italianos.

¿Por qué lo consideramos como “el maestro del surrealismo italiano”?

Porque tiene una forma de plasmar sus diseños que se acerca bastante a las representaciones de los pintores surrealistas de principios del siglo pasado. Representaciones, en la que no duda en partir en varios pedazos las cabezas de sus modelos, incluir detalles como el mar o una cola de ballena sobre la parte superior de la cabeza e incluso desdibujar la cara con pixeles o placas de colores de tipo geométrico.

Pietro Sedda cara colores

Pero no solo dibuja las caras que tanta fama le han hecho alcanzar en todo el mundo, también es capaz de crear todo tipo de diseños con animales, objetos combinados, monumentos…etc. , adornándolos con todo aquello que su imaginación y el cliente le vaya sugiriendo en cada momento.