Tatuajes y donación de sangre: verdades y mentiras

Fotografía por Tom Olmscheid

Fotografía por Tom Olmscheid

Cuando me iba a hacer mi primer tatuaje (hace ya algo de tiempo) una de las primeras cosas que me preocupó fue precisamente el asunto de las donaciones. Soy una persona que ama la vida y quisiera eventualmente ser donante de sangre y ultimadamente donador de órganos, así que antes de tomar cualquier decisión sobre el tatuaje consulté. Así que a continuación les cuento sobre la situación actual respecto a donar sangre y tener tatuajes.

Los típicos mitos

Si te haces un tatuaje tu sangre queda sucia y nunca más podrás donar sangre, ni podrás donar órganos. Y si se pone mal un pariente tuyo no podrás hacer nada para ayudarlo.

La sangre que manchada con la tinta, y esta es tóxica para otras personas.

La realidad

¿De dónde carajos se inventan tantas mentiras la gente? La realidad es muy distinta a todo esto.

Al hacerte un tatuaje evidentemente una cantidad de la tinta queda en la sangre. Pero esta tinta ni es tóxica ni se queda para siempre en la sangre. De hecho en un periodo aproximado de 4 meses la mayor parte de la sangre en nuestro sistema se ha renovado, y con ello se ha ido la tinta.

La legislación varía de país en país, pero hoy en día la mayoría de ellos aprueban que la gente tatuada sea donadora de sangre bajo ciertas condiciones.

Donar sangre con tatuajes

Donaciones de sangre si estás tatuado

La legislación de España, Estados Unidos y de México señalan que para poder donar sangre después de hacerte un tatuaje debes de esperar por lo menos un año. Esto es como un protocolo de salubridad y también aplica en caso de haberte hecho una perforación.

Lo importante aquí es prevenir la transmisión de algunas enfermedades sanguíneas como puede ser la Hepatitis o el Sida. Aunque cabe señalar que esta segunda enfermedad puede estar pasiva en la sangre por lapsos de hasta 10 años.

Y antes de que digan que si hay un riesgo, vale la pena aclarar otras cosas sobre el proceso de donar sangre. Que en un momento les voy a explicar. Pero antes, sólo señalar que ese año de espera es una medida que reduce drásticamente los riesgos de donar sangre contaminada.

El otro proceso: quienes verifican la sangre

Los bancos de sangre cuentan con un riguroso protocolo para asegurarse de que la sangre que reciben está limpia. Esto significa que después de interrogar a los donadores y extraerles la sangre, aún se les hacen pruebas a la sangre para asegurarse que no esté infectada de Hepatitis, VIH, sífilis u otras enfermedades.

Finalmente el riesgo termina por ser nulo.

Así que ya sabes, la gente tatuada si puede donar sangre y eventualmente donar órganos. Sólo es importante verificar lo que dictamina la legislación de cada país.

Sharing is caring!