Anestesia para tatuajes

Tatuajes en antebrazo

Fotografía por Brandice Schnabel

En mi opinión personal, un tatuaje es una experiencia que vale la pena sentir en todos tus sentidos: escuchar el zumbido de la máquina, oler la fragancia del local, ver los diseños que van a hacerte, tomar o comer algo en los pequeños breaks de la sesión, y claro está, sentir la aguja en tu piel. Eso sí, los tatuajes duelen, y hay quienes sencillamente no pueden soportarlo, y para ellos existe una solución: anestesia para los tatuajes.

Sobre la anestesia y su uso en los tatuajes

La anestesia que se puede usar al momento de hacer un tatuaje es la anestesia local, la cual viene en diferentes presentaciones de crema y se aplica sobre el área del tatuaje. Esto relaja todas las terminales nerviosas, haciendo que no percibas sensaciones y que tampoco puedas mover los músculos.

La crema más conocida es la Emla (lidocaína y prilocaina), la cual puedes encontrar en prácticamente cualquier farmacia, aunque en algunas puede ser necesario que te soliciten una prescripción médica. La crema se debe aplicar alrededor de unos 30 minutos antes de empezar la sesión y tiene una duración de aproximadamente una hora.

Existen algunos estudios de tatuaje que cuentan con la crema emla y que ellos mismos pueden aplicártela en caso de que así lo desees. Aunque en este tema existe una gran discusión, existen tatuadores los cuales se niegan a usarla. También debes de considerar que la crema emla es relativamente costosa, 30 g rondan los $25 dólares.

Crema para el dolor

Efectividad de la crema Emla

Este es un tema que también está en mucha discusión, desde quienes aseguran que sus efectos fueron mínimos, hasta los que dicen que les permitió hacerse algo que de otro modo nunca hubieran podido. Lo importante a tener en cuenta es que la duración de la crema emla dura aproximadamente una hora, por lo que el efecto se desvanecerá gradualmente a partir de allí y la sensación de dolor puede llegar a impactarnos mucho en ese momento (ahora sí estamos sintiendo la aguja, y todo lo que no habíamos sentido se acumula en ese instante).

Además, no es recomendable aplicar la crema emla una vez que el tatuaje se ha comenzado a hacer, ya que existe una herida abierta la cual puede ser foco de irritación, que terminaría provocando más dolores. Recordar que la crema es de aplicación tópica (y no intravenosa).

Mi recomendación

Disfruten al máximo de la experiencia, no se trata del peor dolor que sentirán en la vida. Créanlo.

Fotografía por Brandice Schnabel (Creative Commons)

Comentarios

Sharing is caring!